Consumo de televisión en los escolares

La televisión es el consumo por excelencia, todos los niños entrevistados en campo tienen acceso a ella, y de acuerdo con los datos de la ECC el 97% de los niños del país la ven. La penetración de TV es del 91%, y de acuerdo con la información de Ibope (Enero 2013), el 83,8% de los hogares tiene televisión cerrada.

Esta alta penetración tanto de la televisión como del servicio de suscripción a televisión cerrada, se asocia con que los niños observados no vean canales nacionales. Todos ellos refieren que sus canales preferidos son los canales infantiles a los que tienen acceso gracias a su servicio de televisión cerrada. Los padres también reportan que prefieren que sus hijos vean estos canales en donde se filtra la información y el contenido, y no canales nacionales donde no hay especificidad sobre la programación.

Los niños principalmente ven siete canales infantiles: Nickelodeon, DisneyChannel, Disney Junior, Disney XD, Cartoon Network, Discovery Kids y Jetix. Esto hace que estén bajo estéticas y códigos de contenidos muy marcadas.

Por lo general los niños tienen un canal preferido, el cual tiene un look y unos contenidos particulares. Sus gustos son marcados fuertemente por las orientaciones estéticas, los códigos visuales y las temáticas habituales del canal, y por lo tanto es difícil adquirir gusto por estéticas y formas de contar historias que para ellos no son convencionales. Otro tipo de códigos o estéticas puede generar dos reacciones: una de rechazo si el contenido no se parece y los movimientos son menores, o el color y la forma de los dibujos diferentes al que están acostumbrados, o por el contrario, que les genere interés al ser algo novedoso si son personajes, colores y códigos muy creativos que se salen del patrón que están acostumbrados a consumir, pero con una calidad lo suficientemente buena como para generar atractivo entre la exigente audiencia infantil.

Los canales infantiles son un sello de tranquilidad y confianza para los padres, ya que saben que en estos no se presentarán contenidos que no sean afines a su edad. Por esto canales que no sean exclusivamente infantiles pueden ser prohibidos o percibidos con mayor desconfianza por parte de los padres.

Respecto a la cantidad de tiempo que permanecen viendo televisión, varía dependiendo de si tienen acceso a otros consumos o no. Los niños que sólo tienen televisión pasan entre tres y cinco horas diarias frente al televisor, y la mayoría del fin de semana, en combinación con otros juegos y actividades. Los que tienen acceso a otros medios ven entre una y tres horas diarias, y los fines de semana ven un poco más en combinación con otras actividades.

Leave your comments

Comments

  • No comments found